Dependiendo del tamaño de la empresa, Trabajo propone una exoneración de las cotizaciones empresariales de entre el 60% y el 15% por cada trabajador que se reincorpore a su trabajo.

El Gobierno propuso ayer a la patronal y los sindicatos prorrogar hasta el 30 de septiembre la duración de los Expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por fuerza mayor. De la misma forma el Ejecutivo planteó las siguientes exoneraciones de las cotizaciones sociales de los empresarios por cada trabajador que salga del expediente temporal y se reincorpore al trabajo: para las empresas que tenían el 29 de febrero menos de 50 trabajadores, la exención alcanzaría el 60% de la cotización empresarial en julio; el 50% de la aportación, en agosto, y el 40%, en septiembre. Así se recoge en la última propuesta que el Gobierno hizo el pasado domingo a la patronal y los sindicatos sobre la prórroga de los ERTE.

Si el 29 de febrero pasado, la empresa tenía más de 50 trabajadores, entonces las exoneraciones de la aportación empresarial por trabajador que salga del ERTE al empleo serían las siguientes: del 35%, en julio; del 25%, en agosto, y del 15%, en septiembre.

La propuesta sobre las exoneraciones de las cotizaciones sociales en los expedientes continua de la siguiente forma. Respecto a los trabajadores que sigan con el empleo suspendido el 1 de julio, la exención de cotizaciones sociales para las empresas con menos de 50 empleados el 29 de febrero sería las siguientes: del 35%, en julio; del 25%, en agosto, y del 15%, en septiembre.

Si el 29 de febrero la empresa hubiera tenido más de 50 trabajadores, la exoneración empresarial de cotizaciones sociales por cada trabajador que se mantenga con el empleo suspendido sería la siguiente: del 20% en julio; del 10%, en agosto, y del 5%, en septiembre.

Estabilidad laboral

Con la diferencia de recorte de las cotizaciones sociales de las empresas en función de la situación del trabajador, el Gobierno prima a las empresas que recuperen a sus empleados del ERTE respecto a los que mantiene con el empleo suspendido.

En principio, tanto el límite de la prórroga de los ERTE como el nivel de exoneración de las cotizaciones sociales no contentan a los empresarios. La patronal quiere que todos los expedientes por fuerza mayor, y sus ventajas para las empresas, se prorroguen hasta diciembre. Y, en segundo lugar, que esas rebajas de cotizaciones sean más ambiciosas. La razones de CEOE son las siguientes: en primer lugar, que no todas las empresas van a poder resolver su situación antes del 30 de septiembre. Por ejemplo, el sector del turismo y de los automóviles.

Y, en segundo lugar, la patronal piensa que si la rebaja de los costes laborales no es muy ambiciosa, a los empresarios no les merece la pena mantener a los trabajadores el tiempo que quiere el Gobierno. Los empleados ganan antigüedad en la empresa y se encarece la indemnización por despido.

Hay que tener en cuenta que el borrador de Real Decreto que el Gobierno entregó ayer a los agentes sociales mantiene para las empresas las prohibiciones de despedir a los trabajadores incluidos en un ERTE, y de reducir el tiempo del contrato temporal, durante la situación protegida por el expediente. Se prorroga la cobertura de los desempleados. Tras una larga reunión en la tarde de ayer, y ante la falta de acuerdo, Trabajo decidió esperar a que haya consenso y, por lo tanto, no aprobará el Real Decreto en el Consejo de Ministros de hoy.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies